21 de octubre de 2011

21.10.11

Nunca me había parado en pensar en la realidad de lo sucedido.
Sí, es verdad que en mi cabeza desde que todo termino le había dado mil vueltas al mismo asunto sin tener nunca clara la idea del por qué. 
Pero no me refería a eso, era obvio que el destino había cerrado esa puerta para mi y que probablemente nunca se volvería a abrir. Aunque esto me costó entenderlo mucho tiempo después de que todo terminará y tras varios intentos fallidas de recuperar aquello que estaba perdido.
Lo que yo había entendido después de mucho tiempo es que la persona que pensaba que era él, en realidad no existía. Sí, lo había amado. Sí, había sido muy importante para mi pero ... era todo lo que quedaba.
Lo había idealizado al perderlo de forma tan repentina y en realidad, ahora sólo recordaba aquello que yo había idealizado en mi cabeza.
Nunca más iba a defenderle. Nunca más iba a pensar que la culpa fue solo mía porque él también la tenía.
Ahora ya era capaz de seguir adelante y olvidar aquello que me había hecho daño. Y recordar solo los buenos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada