18 de enero de 2011

18.01.11


He tardado un poco más de lo que me hubiera gustado pero aquí os dejo la continuación de esa historia que empecé hace un mes. Espero que os guste. Estoy buscando un nombre para la historia. Aunque aún no sé. Si tenéis alguna idea .. por favor ponerlo.
Feliz martes a todo el mundo.



¿Por qué tenía que ser todo tan complicado? Se preguntaba una y otra vez mientras se regresaba a su vida. De repente todo había terminado y no entendía la razón, había algo oculto tras las palabras de Marcus. Lo sabía e iba a hacer todo lo posible para encontrar las respuestas a esas preguntas que pasaban por su cabeza aunque podía ser que  lo que realmente pasaba  es que nunca hubiera comenzado nada, que todo hubiera sido una gran mentira. Al menos para él porque para ella todo había sido demasiado real. Tal vez debería haber escuchado a su cabeza en vez de a su corazón cuando le decía que no era prudente seguir viendole.
Aunque ahora se tenía que centrar en otra preocupación. Había desobedecido las ordenes y eso conllevaría seguramente a un duro castigo. ¿Cual? Eso no lo podía saber y no lo importaba porque desde el momento que llego la trágica noticia de su muerte comprendió una cosa, tenía que encontrarle porque quería verle por última vez aunque fuera en un ataúd o sólo viera su tumba.
Lo más impresionante de todo aquello fue que él estaba vivo y los rumores eran falsos. Se había llevado una grata sorpresa al verlo allí de pie junto con el chico de ojos verdes. Estaba a salvo y después de todo eso era lo único que importaba a estas alturas.
Una lágrima resbalo por su mejilla hasta llegar la tierra. No podía parar de llorar y tampoco dejar de pensar en como había comenzado todo.
Decidió que ya era de dejar de lamentarse, eso no le ayudaría. Ahora tenía que atenerse a las consecuencias de sus actos, explicar las razones por las que había dejado a su pueblo solo frente a la lucha contra uno de sus enemigos más importantes. 
¿Diría la verdad? Lo dudaba, eso sólo traería efectos negativos para aquel al que amaba.




Marcus caminaba con la cabeza inclinada, no podía dejar de pensar en todo lo que había dicho. En su forma de comparse, en el daño que le había causado. Y además no quería que Phil le viera las lágrimas que se le estaban empezando a formar en los ojos pero estaba seguro que su amigo se había dado cuenta de la situación. ¿Qué iba a hacer ahora? ¿Podría confiar en él?

- Marcus... Marcus... ¿me estás escuchando?- dijo Phil por enésima vez.

- Sí , claro.

- Pues entonces contesta a mi pregunta.

- Eh... podrías volver a repetirmela, por favor.- dijo dubitativo

- Lo sabía no has escuchado nada de lo que he dicho desde que salimos del claro. Sinceramente amigo, creo que te has pasado - le miró y le sonrió- Parecía tan preocupada cuando la encontré, he estado un rato observándola mientras dormía, y su sueño era intranquilo. Y entonces, cuando se despertó y me vio creo que su mundo se abrió. Y sólo quería saber si estabas muerto.

- ¿Yo? Qué tonterías dices.

- Claro, tú intenta disimular. No te preocupes. No sé que te traías entre manos con esa maga pero tu secreto está seguro conmigo. Y ... no hace falta que me des las gracias, todos tenemos a alguien que queremos proteger.

Antes de que Marcus pudiera decir o hacer algo Phil lo adelanto y siguió el camino hasta su aldea. Dejándolo a solas con sus pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada