22 de febrero de 2011

20.02.11

No quiero dejar en el cajón de los recuerdos aquellos momentos que fueron tan mágicos que me hacen sonreír aún cuando lo recuerdo, porque lo más seguro que ya nada volverá a ser como antes pero por ti podría mover el mundo, te recuerdo y como un perro ladrando se me escucha en el silencio de la noche. Mi lamento fue no ser más fuerte, la verdad es que me sentía tan pequeña que era como si el miedo me atrapará y como si en una foto en blanco y negro me encontrará.
Y tan sólo necesito una canción para saber que volverá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada