16 de septiembre de 2010

15.09.10

Cada noche tenía el mismo el mismo sueño, en el aparecía aquel rostro que nunca había visto pero que tan conocido era ya para ella. Sus ojos azules le miraban pidiéndole que le buscaran. Y aunque ella no paraba de bucarlos nunca los encontraba.
Era estúpido pero estaba totalmente enamorada de él. De su sonrisa, de la manera en que la miraba , de cada detalle con el que soñaba, como si todo aquello fuera real.
Había pensado en ir un psicólogo porque no podía estar muy cuerda pero algo en su interior le decía, que aquel chico de mirada extraña , existía.
Y así, seguía esperando noche tras noche soñar con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada