13 de noviembre de 2011

Domingo, día de descanso... o de reflexiones.

Hacen unos días he leído en un blog una entrada bastante chula sobre la decisión de apartar a una persona de nuestra vida cuando pensamos que ya he llegado el momento de andar por caminos separados.

Y creo que en parte, todo lo que me sigue pasando, es por algo que ponía en esa entrada porque cuando decidí dar el paso no estaba preparada, seguía siendo demasiado importante para mi como para poder olvidar y que todos los pequeños momentos que pasamos juntos se quedarán en bonitos recuerdos de un ayer.
Historias que contar y vivencias que nos hacen crecer como personas.

También escribí hace unas semanas que el problema de no poder olvidar todo aquello es la "idealización" que he hecho sobre esa persona.

Pero... de verdad quiero apartar su recuerdo de mi memoria para siempre, creo que no. Aunque cada día me duele un poco menos cuando por accidente me vienen recuerdos de aquella época.

Y sí, como diría cierta persona, siempre es lo mismo pero a al vez es diferente.

Porque ahora me doy cuenta que eso ya paso para siempre y aunque en mi haya una pequeña esperanza de que en algún momento nuestros caminos se vuelvan a cruzar ya no espero nada. Puede que se crucen, puede que podamos hablar en algún momento de todo lo que paso y de lo que no, pero ... ya no es importante. Tan solo se quedará como en un recuerdo más de un ayer que ha hecho que me diera cuenta de muchísimas cosas.

Entre otras que tengo unas amigas que no me merezco (más que nada por aguantarme todo lo que aguantan) y que las personas importantes, esas que siempre están allí, se pueden contar con los dedos de una mano y sobran (aunque esto ya lo sabía solo lo ha reafirmado)

Feliz Domingo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada