3 de agosto de 2010

Otra vez

Seguía mirándola mientras ella dormía plácidamente en el sofá, ni siquiera se había dado cuenta de lo que sentía. La amaba y era capaz de cualquier cosa por ella pero estaba claro que Sofia sólo pensaba que eran amigos.
Le había demostrado una y mil veces lo que era capaz de aguantar. Todas las rupturas con su novio, como no entendía que ya estaba harto de que siempre le fuera con la misma historia.
A veces tenía ganas de gritar bien alto  que estaba enamorado de ella. De cogerla del brazo y llevársela bien lejos de ese estúpido que no se daba cuenta de lo que tenía. No sabía apreciarlo.
Miro su cara, con sus pequeñas cicatrices que tenía desde pequeña que le hacia más guapa.
Miro su pelo liso y tan negro como el azabache.
Sonrió.
Seguía profundamente dormida.
Se acerco lentamente hasta ella y la tapo con una sabana.
Después cogió su móvil y llamo a la chica que le gustaba, no la quería tanto como a Sofia. No estaba enamorado de ella,pero le gustaba.
Mientras le mandaba un mensaje diciéndole que la echaba de menos, noto una mano en su espalda.


.- Gracias, por estar aquí otra vez conmigo. ¿No habrás tenido problemas con tu chica?
- No, ella entiende perfectamente nuestra relación.
- Me alegro, es buena chica. Y tú te mereces a alguien como ella. Cuidala.
- Claro...
- No le hagas daño.
- Sofi, sabes que no sé lo haré.
-... Lo sé


Se acerco y le dio un beso en la mejilla, después cogió su abrigo y salió de la habitación.
Sabía donde iba, volvía con él.
Respiro hondo, ahora tocaba esperar a la próxima vez que él decidiera hacerla daño.
Y otra vez, sería la misma historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada