30 de julio de 2010

13.01.10

Tras varios días de espera por fin llego la noche.
Ella la esperaba nerviosa.
El destino había unido dos caminos.
Tras una velada de besos, caricias, abrazas y palabras susurradas al oído; las distancia los separo.
Ahora sólo queda la esperanza de que vuelva su sonrisa en una noche estrellada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada