25 de julio de 2010

Buscando el destino ** ( final)

El silencio reinaba en la habitación, ninguno se atrevía a decir nada. Iria sabía que tenía que continuar pero no podía y él no entendía muy bien a lo que se refería, ¿habría pasado algo aquello noche que no recordará?
- No te acuerdas, ¿verdad?- dijo Iria con una sonrisa.
-No...- dijo duditativo.

- Me besaste... en el portal de mi casa. Estabamos jugando como siempre a pegarnos y de repente te acercaste y me besaste. 

- ¿Yo? ¿Estás segura? Si te hubiera dado un beso creo que acordaría, era lo que más deseaba y además tú habrías estado sin hablarme durante una semana o más.

-Eso era lo que tendría que haber hecho o al menos era una respuesta lógica pero no lo hice.
- ¿Por qué?

- Que más da eso ahora...
- Dimelo... Necesito saber la respuesta.

- Ian... dejalo... en serio. No tiene importancia... 
- Claro que la tiene. ¿Acaso sentiste algo?
- .... - Iria dudaba si contestarle.

- Tú silencio me da la respuesta que tú no te atreves a darme.
- Lo sé

- Por eso no te cabreaste ni me lo recordaste, sentiste algo y quisiste alejarlo de ti. Olvidarlo.

- Te estás equivocando. Nos besamos, tus besos eran apasionados y una parte de mi reacciono de una manera que no pensaba nunca que pudiera ocurrir. Me deja besar y te bese cuando te apartaste. Necesitaba más pero en un momento dado dijsite que eso no estaba bien, que estaba él y que no podías hacerle daño. Te apartaste y te fuiste. Al día siguiente no me lo recordaste ni me pediste perdón, así que supuse o que querías hacer como si nunca hubiera pasado o que lo habías olvidado. Las dos opciones me resultaban sencillas. Y no me atrevi a preguntarte si sentias algo por mi.

- Te bese y lo olvide...

- Ian... te quiero. 

Y así, Ian se acerco lentamente a ella y la beso. Aquel beso nunca lo olvidaría.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada