22 de julio de 2010

Buscando el destino** (quinta parte)

La verdad es que no sabía que hacer ni tampoco como se iban a desarrollar los acontecimientos, sólo podía asegurar que ella estaba allí. Y mientras cogía las dos cocas colas, pensaba en lo que podría decirle esa noche. Si era el momento adecuado para actuar para seguir adelante y decirle todo lo que sentía o intentar seguir olvidandola, al final el tiempo haría su trabajo y encontraría a alguien que cubriera ese amor, a alguien especial que no fuera ella.

Entro en el salón y le dio una de las latas . Decidió que sería él quién tomará la iniciativa, ya que había ido hasta alli y quería respuestas, las iba a tener. Aunque no le gustaran y eso significará pederla para siempre. Era lo único que podía hacer.

-Para mi tampoco han sido fáciles estos días. No me gusta alejarte de mi ni pasar de tus llamadas o tus mensajes pero por mucho que nos duela es mejor que la distancia separe nuestros sentimientos o al menos los míos. No te lo he dicho hasta ahora, la verdad es que no  dudo de que tú ya te hayas dado cuenta porque no soy nada disimulado. Estoy totalmente enamorado de ti y por eso aunque te parezca extraño, vine a Barcelona cuando me surgio la oportunidad. Tú... tú estás con Alberto y es uno de mis mejores amigos y no puedo hacer nada por  evitar sentir lo que siento por ti. Así que lo mejor es esta distancia, sé que duele pero tendremos que aprender a vivir así.

Iria lo miró sorprendida.

- Pero estás equivocado... - Iria intento explicarle que Alberto y ella habían roto.

- Shuts... calla, dejame que termine y después podrás decirme todo lo que quieras.- dijo poniendole el dedo índice sobre sus labios- No sé si recordarás hace unos meses, un sábado que todos se fueron a casa y nos quedamos tú y yo solos.

- Si, me acuerdo de ese día, iba un poco perjudica sino recuerdo mal- se rio.

- Pues ese día me di cuenta que no podía permanecer ni un minuto más junto a ti sin evitar besarte, abrazarte y decirte que te quería. Que no podía reprimir más este sentimiento. Y que lo mejor era irse. Necesito tiempo Iria, olvidarte y verte sólo como amiga. Quiero tenerte cerca pero sin sentir algo más que simple amistad. ¿Entiendes por qué he pasado de ti este tiempo? No es que no quiera, es que no debo... 

Iria se acerco lentamente hacia él y le beso, un beso suave pero apasionado. No tenía palabras, sabía que sino actuaba lo perdería para siempre. Él se separo.

- Pero , ¿qué haces? Y Alberto... no... no podemos hacerle esto.. yo... - Iria le sonrio.

-Ahora te toca a ti escucharme. Alberto y yo lo hemos dejado. Bueno, más bien yo he roto con él.

- ¿Por qué? Sé que lo amas, acaso te ha engañado con otra o ...

- No, no... nada de eso. Me preguntas por qué y la respuesta es sencilla, por ti. Yo también tengo recuerdos de esa noche y hay uno que no se va de mi memoria. Igual no te acuerdas porque también ibas un poco contento, pero yo me acuerdo perfectamente.

Y los dos se quedaron callados recordando lo que había pasado unos meses atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada