15 de junio de 2010

segundos..

No era un día cualquiera, era el día especial para aquella persona que no tendría que recordar más. Sabía que no tenía que pensar en él ni tan siquiera por un segundo porque sino su mente se llenaba de recuerdos, y eso no era bueno para ella.
Pero aún así seguia sin poder sacarlo de su memoria.
Aquel día, era uno de tantos que no podía evitar pensar en él.
Y así, sin más le mando el mensaje.
Sin esperar respuesta, sólo por ser feliz durante unos segundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada