7 de junio de 2010


Y aún que sé que no debo, que tengo que olvidarte.
Tengo la esperanza de volver a encontrarte.
De mirarte y recordarte como la última vez que me saludaste.
Sé que no habrá rencor, sé que no habrá dudas.
Sé que aún te tengo en mi corazón aunque intente negarlo.
Fuiste importante y en lo más profundo de mi ser, olvidado, aún existe ese sentimiento que tanto mal me causo.
Ahora sólo lo dejo salir en las noches con la oscuridad para que sea la única que entienda el secreto que entierra mi alma.
Y otra noche más, en el silencio, escucharé tu voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada